Los más usados: pastillas anticonceptivas y preservativos


Nestor Sánchez, médico dedicado a la ginecología obstetricia desde hace unas cuantas décadas, asegura que lo primero que hay que saber acerca de los anticonceptivos es que “son muy antiguos, tanto que los árabes cuando hacían viajes en el desierto le metían piedras a las camellas en la zona vaginal para evitar que cuando fuesen montadas por un macho, se embarazaran”.

Este afán de los hombres de evitar embarazos indeseados, se remonta a épocas remotas en las que incluso se pisaba el semen eyaculado por el hombre con el fin de matar los espermatozoides.

Sánchez señaló, que es importante manejar de forme responsable este tema “porque estamos viendo problemas muy serios como lo es el embarazo adolescente, (que ocurre) por falta de información”.

Hoy día existen varios tipos de anticonceptivos, entre ellos los químicos, los de barrera, los naturales, los mecánicos, entre otros. La elección del método a utilizar debe hacerse en base a las necesidades de cada pareja o individuo.

Los llamados anticonceptivos de barrera incluyen “desde los viejos espirales que se usaban en la antigüedad, hasta los diafragmas y los preservativos” utilizados en la actualidad.

Los preservativos, conocidos también como condones o profilácticos, son de fácil adquisición en nuestro país y su adecuada utilización no genera ninguna clase de contraindicaciones o efectos secundarios. Además de esto, son altamente efectivos y ayudan a prevenir la transmisión de enfermedades venéreas.

El principal problema reside en que, según expuso Sánchez, pueden resultar incómodos “quizás por la idiosincrasia de nosotros los latinos, que nos molesta usarlos para evitar un embarazo, porque se debe interrumpir la relación para colocarlos y no hay cultura del uso de los mismos”; por ende, “hay que educar al hombre”.

Otro método bastante usado a nivel mundial (Venezuela no es la excepción), son las llamadas pastillas anticonceptivas, que inhiben la ovulación en la mujer. Estos anticonceptivos de tipo químico se ingieren de forma oral, durante los 28 días que dura el ciclo menstrual, o durante 21 días, dejando 7 de descanso, según sea la clase de pastillas recetadas.

Sánchez sostuvo que este método “hoy día puede ser utilizado por personas que antes no tenían esa posibilidad”, debido mayormente, a la evolución lograda en cuanto a la concentración de la droga básica para evitar la ovulación, contenida en los comprimidos, “hace diez años usábamos 75 microgramos (…) y hoy día sólo 0,75”. Gracias a esto, si las pastillas son bien medicadas “no acarrean ningún cambio negativo”.

La significativa variación en el contenido hormonal de las pastillas anticonceptivas, generó que éstas fuesen divididas en tres generaciones. Las de última generación contienen “menos estrógeno, por lo que son menos agresivas para el organismo”. No obstante, aún se venden en las farmacias pastillas de cada generación, pues las más viejas son bastante más económicas (menos de la mitad del precio) y son inocuas en ciertos casos.

El tiempo de uso de las pastillas anticonceptivas varía “en función a lo que la persona desee”. Sánchez aseguró que “es una falsedad absoluta” la creencia de que quien las ingiere corre el riesgo posterior de quedar estéril.

Sin embargo, aún hoy, se debe evitar el uso de estos contraceptivos en mujeres con hipertensión, con inflamación de las venas, inflamación de las arterias, síndromes varicosos importantes, así como en pacientes diabéticas o con trastornos en el sistema de coagulación, ya que no se ha comprobado que sean inocuos en estos casos.

De hacerse una buena selección de la paciente, Sanchéz afirmó que las pastillas “son la forma más segura de evitar un hijo y la forma más sana de cuidar la salud de los ovarios en una mujer”. Asimismo destacó que quien los ingiera “tiene la necesidad de hacerse un chequeo por lo menos cada diez meses con un ginecólogo” a fin de llevar un control médico, ya que “como medicamento hormonal al fin, genera cambios, no malos, pero a los que se debe estar atentos”.

Pese a que las pastillas anticonceptivas y los preservativos han jugado el papel protagónico en cuanto a método contraceptivos se refiere en los últimos años, en Venezuela se pueden conseguir también otros altamente efectivos tales como las ampollas y los implantes subcutáneos, que son un poco más costosos que los primeros, pero que son en definitiva, más económicos que los gastos que acarrea un embarazo no deseado, recordó Sanchéz.

Lo más recomendable en cada caso, es asistir a una consulta ginecológica con el fin de informarse adecuadamente y de conseguir el método que más se adecue a sus necesidades personales, contando con la opinión y consejo de un profesional.

Escrito por Laura Gamundí
Viernes 6 de agosto de 2004 a las 4:51 pm ( )

Comentarios

No se aceptan más comentarios para esta noticia.


Cámara Venezolana de Comercio Electrónico Capítulo de Medios Interactivos Apple Computers Interactive Advertising Bureau Google Analytics



B612 Comunicación Digital valencia.com.ve - v3.0 - se publica bajo licencia Creative Commons.
© 2003-2008 Valencia - Venezuela.