Florentino y el diablo – Alberto Arvelo Torrealba


Esta curiosa obra comparte muchos rasgos con el Martín Fierro; lo digo por la profusión de detalles en torno a las faenas cotidianas del llanero, del llanero para ésta y del gaucho para aquélla. (Iba a escribir que ambas parecen, a ratos, un manual de normas y procedimientos.) Las diferencian el argumento y el elemento mágico religioso, presente en la nuestra y poco notable en la obra argentina, bastante realista por demás.


Pienso que, así como lo hizo el Martín Fierro, Florentino y el diablo pudo haberse convertido en una obra emblemática; acaso esto no había ocurrido por lo tardío de su aparición, quiero decir que los valores en ella no se correspondían mucho con los de un país que ya había comenzado a ser más urbano y a dejar de ser llanero. Sin embargo, por una razón que no busco comprender, recientemente cierto sector ha usado el texto y la música con alguna clase de significado político o partidista cuyo sentido se me escapa.

Sobre la autoría del texto se discute mucho. Se cuenta que el autor lo que habría hecho sería transcribir y, a lo sumo, arreglar algunas rimas y sustituir palabras comunes por otras más prestigiosas. No sé hasta qué punto eso es un pecado. De lo mismo podría acusarse a Boccaccio y a Chaucer. Sin embargo, en todos los casos creo que los meritos literarios sobrepasan a la mera invención. Si yo como narrador cuento algo ocurrido o real, ¿se rebajaran mis cualidades literarias?

De cualquier modo, según cuentan también, Alberto Arvelo Torrealba disfruta de una forma de gloria algo extraña y difusa, compartida con otro poeta venezolano (Andrés Eloy Blanco y sus uvas del tiempo). Florentino y el diablo se canta como si fuera de origen popular; el autor ha pasado a ser anónimo.

Rafael Victorino Muñoz
Valencia, 1972
Profesor de la Facultad de Ciencias de la Educación y del Área de Estudios de Postgrado de la Universidad de Carabobo y de la Universidad Arturo Michelena. Narrador y ensayista, autor de Pre-textos (1996, relatos), Alba para dos ciegos y otras maniobras (1997, relatos), Notas y digresiones (2000, ensayos). Ganó el primer premio en el concurso de cuentos “Salvador Garmendia” y obtuvo mención en la Bienal “Simón Rodríguez”. Asimismo, fue seleccionado en el Certamen Mayor de las Letras y las Artes, convocado por el CONAC (2004).

Escrito por Rafael Victorino Muñoz
Domingo 9 de octubre de 2005 a las 1:11 am ( )

Comentarios

No se aceptan más comentarios para esta noticia.


Cámara Venezolana de Comercio Electrónico Capítulo de Medios Interactivos Apple Computers Interactive Advertising Bureau Google Analytics



B612 Comunicación Digital valencia.com.ve - v3.0 - se publica bajo licencia Creative Commons.
© 2003-2008 Valencia - Venezuela.