Hanukkah: fiesta judía


El mes de diciembre es época de festividad en casi todo el mundo. Para los cristianos la llegada de la Navidad, que gira alrededor del nacimiento del Niño Jesús, es motivo de festejo mientras que para los judíos la fecha es igualmente especial por la celebración del Hanukkah.


El 25 de Kislev, tercer mes del calendario judío, o lo que es lo mismo, el 25 de diciembre, se da inicio a esta celebración de especial importancia para los judíos, que dura ocho días y es conocida como la fiesta de las luminarias, cuya historia se recoge del Antiguo Testamento del libro de los Macabeos.

Según narra la historia, en el siglo II a.C. los Sirios-Griegos planeaban tomar el templo de Jerusalén con el fin de adorar a sus dioses, acción que los judíos no podían permitir por lo que se consolidaron para combatir contra éstos, venciendo en una guerra que la historia definió como “de pocos contra muchos”. Matitiau, sacerdote y líder de la rebelión, logró entrar junto a sus hijos al templo y una vez adentro el grupo consiguió aceite suficiente para mantener las llamas de las lámparas encendidas por el resto de la noche. Sin embargo, un milagro logró mantenerlas encendidas durante ocho días seguidos.

Así nace la celebración del Hanukkah o Jánuca cuyo significado en hebreo es dedicación, aunque otros lo relacionan con inauguración. La importancia de esta festividad para la congregación judía no radica sólo en la victoria de su pueblo sobre su templo, sino en el milagro que ocurrió luego dentro del mismo, además hoy día la fiesta relaciona a todas aquellas minorías que luchan por la preservación de su integridad frente a presiones sociales y políticas.

La fiesta

Durante ocho días, los judíos conmemoran la victoria sobre el poder opresor de los Sirios, a través de las luces y el aceite. El Menorá es el símbolo principal del Hanukkah. Se trata de un candelabro de nueve brazos del cual se encienden ocho velas, una por cada día de la celebración. El noveno brazo del Menorá se dice funciona como servidor. Todas las casas y ventanas judías brillan con estas luces durante la celebración.

Durante esta fiesta está prohibido el ayuno, común en la religión judía, y las mujeres acostumbran a no realizar tareas mientras las luces del Hanukkah permanecen encendidas.

Así como las luces, el aceite toma una gran importancia en esta época, especialmente en la cocina, donde los platos y postres tradicionales son generalmente frituras. Por ejemplo, se acostumbra comer latkes o levivot (croquetas de papas) y pompuchkse o sufganiot (buñuelos).

Además del encendido de las velas, el rezo completo del Halel y la lectura de partes del Torá, para los judíos, los ocho días del Hanukkah son días de fiestas donde se celebra con banquetes, juegos para niños y adultos (como dreidel y sevivón) cantos, relatos y poesías con más de 2.000 años de tradición.

Escrito por Bernardette Rodríguez
Viernes 23 de diciembre de 2005 a las 8:44 am ( )

Comentarios

No se aceptan más comentarios para esta noticia.


Cámara Venezolana de Comercio Electrónico Capítulo de Medios Interactivos Apple Computers Interactive Advertising Bureau Google Analytics



B612 Comunicación Digital valencia.com.ve - v3.0 - se publica bajo licencia Creative Commons.
© 2003-2008 Valencia - Venezuela.