La gaita zuliana y sus singulares letras


Hablar de gaita, para la mayoría de las personas, resulta coincidente con el tema de la navidad y las fiestas decembrinas, pero la variedad de temas acerca de los que se han hecho composiciones gaiteras, le da vigencia durante todo el año.


La gaita lleva este nombre a causa de la semejanza de esta manifestación popular con las fiestas del mismo orden que se celebran en Galicia, España, donde destaca la “Gaita Gallega”, la cual fue introducida en Venezuela, y más específicamente en Maracaibo, arraigándose en las clases populares de la época, que formaban sus parrandas con un instrumento que luego de algunos años fue reemplazado por el Furro, para convertirse en el instrumento líder de lo que hoy conocemos como la Gaita zuliana.

El Furro es un instrumento de golpe indirecto que, junto al cuatro, las maracas, la charrasca, la tambora, el tambor y el tamborón, dan vida a la melodía gaitera, la cual constituye el conjunto de dos cuartetas y octavillas que hilan con el tema tratado en el estribillo, con una métrica y una cadencia musical específica y una forma característica de interpretarla.

Gaita para todo el año

La Gaita suena principalmente en navidad ya que, desde tiempos remotos, la temporada gaitera comienza a celebrarse el 17 de noviembre con las veladas o amaneceres donde, entre pieza y pieza, se espera el glorioso 18 de noviembre de cada año, para celebrar al día de la Patrona, la Virgen de Chiquinquirá, y luego las procesiones y demás festividades se extienden hasta el 02 de febrero, día de La Candelaria.

Aún así, actualmente prevalecen programas radiales como “La gaita antañona”, producida por propios gaiteros y trasmitida por Zuliana 102 FM, en Maracaibo, en el cual la gaita es la protagonista durante todo el año. Además, existen portales en la web, como www.saborgaitero.com, www.lagaitaantañona.com y www.lagaitazuliana.com en los que se puede encontrar todo lo relacionado con las gaitas zulianas, desde su historia y evolución, hasta la gaita del año, entre otras cosas.

Las primeras gaitas registradas fueron “La panamericana” y “En estas pascuas mi vida”, ambas de José Álvarez, con música de Ramón Bracho Lozano. Pero la inolvidable “La Grey zuliana” se impone como la más recordada por los intérpretes de la gaita y por el pueblo marabino.

“La Grey zuliana”: el himno de la gaita

“La Grey zuliana” fue uno de los muchos éxitos que destacó al tan recordado Ricardo Aguirre, no solo como compositor, sino también como solista y coautor, a quien los zulianos mantienen vivo luego de que éste perdiera la vida en un trágico accidente. Hoy, es recordado como el “Monumental” de la gaita, como lo bautizó el periodista Octavio Urdaneta Carruyo.

En la autoría de “La Grey zuliana”, participan varios gaiteros, lo que la ha llevado a convertirse en el himno de la gaita y de sus gaiteros, y en todos los eventos, reuniones familiares o las llamadas “retretas”, se interpreta al final de las mismas con la participación de los presentes, como reconocimiento eterno a quien la impuso y una reafirmación de la gaita misma como consentida del pueblo.

Chinita de Maracaibo, Chinita Virgen Divina…

Los gaiteros comienzan a ofrecer sus interpretaciones a la venerada Virgen de Chiquinquirá desde el momento mismo en que se produjo el milagro de la tablita aquel 18 de noviembre de 1749, en la llamada hoy día avenida El Milagro cuando una humilde mujer descubre la imagen de la Virgen en un pedazo de madera que iluminó su hogar aquel día.

Chiquinquirá, China, Chinita, Chinca, Marachina son las diferentes formas en que ha sido bautizada la musa de los gaiteros, quienes ofrecen su mejor inspiración a la adorada Patrona de los zulianos.

La Gaita como protesta

Por el hecho de ser la gaita una manifestación popular y emplear sus letras para expresar cualquier acontecimiento dentro del entorno nacional, no hay un tema que cause mayor inquietud entre los pobladores de nuestras tierras, que la política y las autoridades gubernamentales. Muchas gaitas han sido escritas a manera de protesta y podría decirse que hasta ahora ningún gobierno se ha salvado de caer en los versos de un gaitero defendiendo a su pueblo. Sin embargo, muchas protestas del pasado, se hacían una vez que el gobernante atacado ya había salido del poder ya que resultaba una osadía decir la verdad rimada.

Desde Cipriano Castro, pasando por Jaime Lusinchi y actualmente el presidente Hugo Chávez Frías, han recibido su dosis de gaita protesta, la cual muchas veces contaba con más popularidad que cualquier otra.

No solamente los políticos sirven de inspiración a los gaiteros, también se han escuchado gaitas que manifiestan problemáticas sociales como la pobreza, el hambre, el abandono a la niñez y el abuso por parte de las autoridades.

De esta misma forma, son infinitos los temas para los cuales se han escrito gaitas, brindando homenaje al puente sobre el Lago, a la Chinita, al inigualable pueblo marabino, a cabras mochas, a personajes, barberías y quincallas; al relámpago del Catatumbo, al amor, a loterías, al sol zuliano, a la esquina de San Luís, a parabólicas y a Miami Beach; a suegras y queridas, a piñatas, fiestas y retretas, al añorado empredao, a la gran calle derecha, así como gaitas inspiradas en quienes se alejan de las tierras zulianas, guardando el calor de su gente por siempre en el corazón.

Cualquier cosa es propicia de un estribillo, siempre y cuando salga de la autoría de un buen gaitero quien, con su creatividad, le pondrá letra y música a cualquier acontecimiento por más irrelevante que sea.

Nota:
Mucha de la información que dio vida a este texto fue extraída de El libro de Oro de la Gaita escrito por Arnoldo Hernández Oquendo.

Escrito por Daniela Martucci
Martes 27 de diciembre de 2005 a las 9:44 am ( )

Más noticias en Efemérides y tradiciones


Próxima:
Anterior:

Comentarios

No se aceptan más comentarios para esta noticia.


Cámara Venezolana de Comercio Electrónico Capítulo de Medios Interactivos Apple Computers Interactive Advertising Bureau Google Analytics



B612 Comunicación Digital valencia.com.ve - v3.0 - se publica bajo licencia Creative Commons.
© 2003-2008 Valencia - Venezuela.