Un mágico paseo por el Ávila


Cuan sabia es la naturaleza, que en medio de la Gran Caracas, saturada de ruido, tráfico y humo, se encuentra un pulmón vegetal llamado cerro Ávila, decretado Parque Nacional el 12 de diciembre de 1958 y con una superficie de 85.192 hectáreas, localizadas en el tramo central de la cordillera de la costa de Venezuela.


El Ávila es visitado a diario por cientos de personas en busca de recreación y contacto con la naturaleza. Al parque se accede de diferentes formas, puede ser a pie, en teleférico o con un buen rústico. Si no está preparado para largas caminatas y no posee una camioneta, el modo más recomendable de subir, es en un vagón del teleférico.

El antiguo teleférico de Caracas, fundado el 19 de abril de 1956 y creado por V. De Bertren, estuvo paralizado varios años y fue en 1998 cuando, gracias a un convenio de privatización, se decide reestructurarlo y modernizarlo.

El nuevo teleférico Ávila Mágica tiene su terminal en la misma sede de hace algunos años, en Maripérez y cuenta con 74 cabinas, cada una con capacidad para ocho personas. Actualmente, el teleférico posee un sistema computarizado catalogado como uno de los más seguros del mundo.

El recorrido desde la estación Maripérez al Ávila dura aproximadamente 20 minutos. Si el vagón se para por unos segundos, no se asuste, ya que lo hace por medidas de seguridad y para que usted pueda disfrutar de la majestuosidad de la montaña como probablemente nunca antes la había visto.

Arriba, a 2.700 metros sobre el nivel del mar, se encuentra uno de los parques temáticos más bonitos del país y bastará un instante para que los visitantes se sientan conectados con el clima montañoso y el ambiente colonial. En el parque Ávila Mágica, además de presenciar la hermosa vista al mar del lado izquierdo, y la gran ciudad del lado derecho, el público tiene la oportunidad de visitar el Hotel Humboldt y recorrer sus instalaciones.


Humboldt, impetuoso e inolvidable

Para quien ha tenido la oportunidad de visitar Caracas de noche, resulta casi imposible pasar desapercibida aquella torre de luz que se posa sobre la montaña. El Hotel Humboldt, ubicado en la cima del Ávila, se mantuvo desvencijado por mucho tiempo hasta que se remodelaron sus instalaciones para ser expuestas al público y revivir aquellos años de Pérez Jiménez, en que sirvió de hospedaje a la alta sociedad capitalina.

Pero no solo el Hotel resulta un atractivo turístico en este parque, ya que el mismo se ve opacado con el esplendor y grandiosidad de la montaña. La vista al mar, la frondosa vegetación y el ambiente inundado de la fría neblina, nos hace olvidarnos de aquella imponente edificación.

Mucho para hacer

El parque Ávila Mágica, consta de una larga caminería en la cima del cerro desde la cual se vislumbra Caracas en todo su esplendor, además de nuestro Mar Caribe y los caseríos del pueblo de Galipán. Parques infantiles y juegos de feria, muñecos vivientes, payasos y malabaristas, sirven de esparcimiento para los más pequeños.

Por si fuera poco, los visitantes de cualquier edad podrán patinar sobre hielo en una moderna pista de 470 metros cuadrados pagando 10.000 bolívares la media hora. Es recomendable que apenas llegue a la estación Ávila Mágica, suba a reservar su turno para patinar porque regularmente suele estar abarrotada de gente.

Los restaurantes y kioscos de comida abundan en todo el recorrido, desde los famosos (y deliciosos) sándwiches de pernil, hasta las típicas fresas con crema. Si lo que se quiere es algo un poco más sofisticado, los restaurantes Ávila Fondue, Machine -con comida mejicana-americana- o El Cumbe- con platos más tradicionales-, estarán a su disposición siempre y cuando haya reservado con antelación.


El recorrido del parque culmina en una plazoleta llamada “Pueblo de Humboldt”, donde los fines de semana se presentan grupos musicales y de teatro, bailes, concursos, rifas y demás atracciones que llenan de magia este paseo.

Desde el parque Ávila Mágica se puede bajar hacia el pueblo de Galipán, donde se consiguen frutas frescas y súper baratas. El paseo se hace en jeep y luego se baja a Caracas en teleférico.

Los horarios del parque varían de miércoles a viernes de 10:30 de la mañana a 12:00 de la noche; los lunes desde el mediodía hasta las 8:00 de la noche, los martes desde las 10:30 de la mañana hasta las 8:00 de la noche, y los fines de semana de 10:00 de la mañana a 12:00 am los sábados y hasta las 10:00 pm los domingos.

Una agradable atención, excelente funcionamiento de los servicios y una espectacular ambientación, llenan de magia el entorno, haciendo que las preocupaciones y los problemas se queden 2.700 metros más abajo.

Para más información visite la página web www.avilamagica.com

Escrito por Daniela Martucci
Domingo 12 de marzo de 2006 a las 11:34 am ( )

Comentarios

No se aceptan más comentarios para esta noticia.


Cámara Venezolana de Comercio Electrónico Capítulo de Medios Interactivos Apple Computers Interactive Advertising Bureau Google Analytics



B612 Comunicación Digital valencia.com.ve - v3.0 - se publica bajo licencia Creative Commons.
© 2003-2008 Valencia - Venezuela.